+54 11 4311 9265 hola@darenelmedio.com

Aprendemos a leer cuando somos muy pequeños… en los primeros años de escuela primaria. Luego, a medida que crecemos, leer es una herramienta indispensable para poder adquirir el conocimiento que nos trasladan. Leemos por necesidad, por impulso, por repetición, y lo usamos como una mera herramienta. De ahí en más leemos, siempre, constantemente: carteles, subtítulos, prospectos, libros, etiquetas, documentos, mails, el chat…

Y vamos por el mundo respondiendo a la pregunta: «¿sabés leer?» con un contundente ¡OBVIO!

Para nosotros, comunicadores, leer es mucho más que eso. Mucho más comprometido que la fonación de consonantes y vocales concatenados en una oración.

Durante mis largos años en los medios me he encontrado muchísimas veces, desafortunadamente, con gente de mucho talento, con gran carisma y bastante experiencia; que dicen sentirse incapacitados a la hora de transmitir y conectar con el otro.

 

¿Alguna vez te sentiste así?

 

Antes de conectarte con el exterior, debés sentir la conexión interna. El exterior solo actúa como un disparador que puede hacerte a la vez de guía, indicando si vas por el camino correcto. No vas a encontrar devolución en el afuera sin antes activar tu centro, conectándote con tu sentir, apelando a la memoria emotiva y a los recursos aprendidos. Una vez que aprendas a conectar, el resto es solo técnica… Como andar en bicicleta: ya nunca más te olvidás.

Yo también lo sentí, y me costó entender qué es lo que sucedía, por qué no podía generar en el otro lo que yo quería: movilizar, contagiar, divertir, despertar a todo aquel que me escuchaba…

Y ahí comenzó la búsqueda… fui a fondo, derribé paredes, jugué con mis emociones, solté y me animé… usé la radio como trampolín… aunque no siempre fue fácil.

 

Me di cuenta que no me escuchaba, repetía como loro todo lo que veía en el papel, hablaba de memoria, me aceleraba, me lo sacaba de encima. Me ganaba la ansiedad, no lo disfrutaba… estaba más preocupada por cómo sonaba que por lo que decía y el «cómo» lo decía. Pero claro, es que tampoco entendía. ¡Si yo sabia leer! Y además… ya era locutora! ¿Que más?

Uff! Si me hubiese dado cuenta que eso sólo alcanzaba para empezar, de verdad la hubiese pasado menos mal…

 

Nadie me explicó que la palabra tiene mucho más poder si va impulsada por la emoción adecuada.

 

Me hice consciente: no sabia leer.  Así que me entregué… Me entregué a la lectura, a la interpretación. Empecé a sentir cada palabra. Empecé a vibrar con cada oración. A empatizar con cada texto que caía en mis manos. A ocupar los zapatos del autor… para ser capaz de sentir el poder de sus palabras.

Y aunque parezca casi poético, es verdad… Hoy leer en voz alta no sólo me moviliza sino que tiene un efecto rebote en todo aquel que escucha.

Empecé a leer con el corazón. La lectura es un mundo nuevo por descubrir, íntimamente ligado a la interpretación.

 

Y vos… ¿ya aprendiste a leer con el corazón?

 

La vida me fue llevando… muchísimos años al aire y detrás de el…

Un día me encontré entrenando colegas, compartiendo conocimiento, produciendo radios. Y sin saber cómo, ni en qué momento, algo en mi se despertó, hizo un click y empece a sentir la necesidad de compartir lo que había descubierto.

Porque en los castings que me tocaba tomar me frustraba tanto como a vos al escuchar que tenían todo para hacerlo posible, pero les faltaba aprender a leer. A leer, con el corazón.

Si no sabes leer e interpretar en simultáneo una noticia, una promo, la presentación de una canción… todo va a sonar igual. Y me preguntaban: «¿cómo hago para tener más tonos? ¿Qué sería cambiar de ritmo? ¿Cuál es la diferencia entre velocidad y dinamismo?» O me hacían comentarios como: «pero si bajo el tono no me escuchan y si lo subo grito!»

¿Furcios? ¡No son problema! Ni ponerte nervioso o tartamudear. Lo entendemos porque estás en una situación de presión, siendo observado y evaluado. El problema es no sentir, no entender, no entrar en el texto.

El problema es la base. Si estás preparado para reír y reís: vas a hacer reír. Si estás preparado para llorar y llorás, me vas a hacer llorar. Contagiar es casi obligatorio. Traspasar el micrófono, la pantalla, al otro.

Cuando lo lográs, terminás tu trabajo y sentís que vas con los pies en el aire.

 

Trabajando aprendí que si yo me lo creo, el otro también. Que sólo te puedo convencer si estoy convencida. Y que nada te puedo transmitir, si no lo siento primero.

 

LECTURA E INTERPRETACIÓN

Este taller es para los que quieren ir mas allá. Para los que quieran buscar y marcar la diferencia. Creeme que no es tan importante tu experiencia, ni tus años de práctica, ni tus títulos si cuando agarrás un texto y lo leés… sos incapaz de provocar al menos, una sonrisa.

 

Si no sabés cómo hacer para dar en la tecla, para sensibilizar al otro, para capturar su atención, para llevarlo a tu mundo, estás en problemas. Pero, afortunadamente, es un problema con una fácil solución porque sólo necesitas afrontarlo, animarte, y trabajar en ello. No sólo por los demás, sino porque el cambio te favorecerá.

Vamos a prepararnos para el éxito, no hay otro camino. Estamos destinados a ser la mejor versión de nosotros mismos.

Este será un taller de 1 jornada de 8 horas, en la que trabajaremos:

  • La interpretación oral de diferentes textos y estilos.
  • Veremos los tipos de tonos, colores y matices.
  • Aprenderemos a diferenciar los tipos y estilos de textos.
  • Trabajaremos los silencios, las pausas, diferencias de puntuación, inflecciones, murmullos, enumeraciones, como gritar sin gritar, los climas, la expresión de la emoción.
  • Los cupos serán limitados para que todos contemos con el tiempo necesario para trabajar cómodamente en clase.
  • Tendremos un momento para la relajación y la preparación de la voz. Fonación.
  • Luego avanzaremos con la articulación para poder ir de lleno a la práctica.

 

Curso grupal lectura e interpretación

Inicio: lunes 1° de mayo de 2017, 9:30 a 17:30 hs. ¡Honramos el día del trabajador!

Duración: 1 encuentro.

Inversión: $ 960.-

 

Te espero para aprender una nueva forma de leer, juntos.

Andre

 

Toda la info, inscripción y reserva de vacante aquí: Taller de lectura e interpretación